diario de a bordo

Disoinua, ¿a qué suena “diseño”?

En general, en los eventos relacionados con diseño, nos suele llamar la atención la misma cosa: vamos solo los y las diseñadoras. Pasa lo mismo en el ámbito del arte, como si hubiera una frontera invisible con el mundo que nos rodea, como si el diseño fuera algo ajeno a las vidas de los “no aficionado/as”.

Podríamos imaginarnos algunas posibles razones:

  • el sentimiento de no tener un cierto grado de conocimiento previo que avale nuestra presencia ,
  • la sensación que el diseño está lejos de las vidas de cada una, 
  • o porque existe un problema de base que reside en una sensación de confusión y mal entendimiento de lo que es diseño y de lo que significa para cada uno/a…

Como si la palabra diseño se entendiera de manera diferente para cada uno/a.

El diseñador Charles Eames decía “el diseño es un plan para organizar elementos y lograr un propósito particular”. Sin embargo, Thérèse Filiatreau, (madre de diseñadora) nos dice lo siguiente: “el diseño es para mejorar algo existente” y Unai, el portero de la oficina de Apitropik dice: “el diseño es la manera de expresar una forma”. 3 personas y 3 definiciones de diseño.

Es justamente sobre esta hipótesis que nace Disoinua como parte de la programación de la BBDW22 para descubrir a qué suena “diseño” en Bilbao-Bizkaia.

La palabra diseño se usa por todas partes, y a través de Disoinua buscamos ir más en detalle sobre lo que se entiende y se ve como diseño. Escuchar cómo suena la palabra “diseño” a pie de calle, cómo se utiliza y qué vibraciones, resonancias y sentidos producen en las personas.

Para descubrirlo, estamos realizando una exploración de campo donde estamos entrevistando a personas que han usado la palabra «diseño» en su anuncio en Wallapop así como a comercios locales que lo usan en su cartelería, para saber: ¿Qué es lo que venden que contiene la palabra diseño? ¿Por qué lo venden? ¿Por qué lo compraron? ¿Cuál es su relación con el diseño? ¿Por qué es algo “de diseño”? ¿Cuáles son en su vida ejemplos de buen y mal diseño? ¿Qué significa para ello/as la palabra diseño?

Nuestro objetivo es de ir a conocer y entrevistar físicamente a cada persona seleccionada y reflexionar juntas sobre el diseño,  su significado y el diseño en su vida

Durante la Bilbao Bizkaia Design Week 2022, tendrá lugar una exposición en una estación de metro de Bilbao (pronto anunciaremos el lugar y fechas), donde se podrán encontrar historias y reflexiones compartidas que han surgido con las personas que escriben y venden «diseño» en la ciudad y sus alrededores. 

También una acción participativa online y de calle enriquecerán el diálogo sobre el diseño.

Además, desde hoy se podrán seguir todos los avances de la investigación en este “Diario de a bordo”, así como en las redes sociales de Apitropik (@apitropik) y de Bilbao Bizkaia Design Council (@bidceus), donde iremos compartiendo avances de historias, reflexiones y anécdotas.

Lo dicho, cada persona tiene una perspectiva única sobre el diseño. Y tú, ¿cuál es la tuya?

Muñeca Monster High de diseño 

Empezamos con el primer encuentro de nuestro research, un vendedor de una «Monster High de diseño». Nos encontramos en una salida de metro para reflexionar juntos sobre su anuncio y el diseño. Para él, le llamaremos Sr. X, su Monster High tiene «un diseño bastante peculiar, no es lo típico, un casual o ropa normal, es como una ropa de diseño». En realidad es su madre la que ha restaurado y re-diseñado esta Monster High. Él le da visibilidad y salida al arte de su querida madre.

Siguiendo la conversación nos comenta que el diseño es algo más que solo algo tangible, como puede ser una ropa o un objeto. «Para mí el diseño es algo exclusivo, el diseño lo asocio con algo diferente». Para él, todo está diseñado y nosotros mismos nos diseñamos. «Yo me considero un tío bastante diferente y yo mismo me parezco diseñado, porque no me gustan las cosas iguales. Tengo 39 años y no sigo el tipo de vida de todos, Instagram, redes…»

Lo que considera un mal diseño es la vida actual, que se ha diseñado de mala manera, donde la homogeneización impide ser feliz. Piensa que cada uno/a de nosotras diseñamos nuestras propias vidas y en el futuro los/as diseñadores tendrían que trabajar en el rediseño de la vida en general.

Con las reflexiones de Sr. X podríamos preguntarnos más sobre el diseño de nuestras vidas, ¿Somos conscientes de que las diseñamos? ¿Cómo se hace para diseñarlas? ¿Cuánto tiempo requiere?

A esta reflexión nos añade: «Yo ya me he diseñado un poco pero eso no quita que pueda seguir evolucionando. Ahora estoy un poco dejado porque no tengo tiempo, no porque no quiera. En la vida pasan muchas cosas y al final te das cuenta que lo más importante es ser feliz». Según él, el diseño no tiene fin, es un proceso en constante evolución, algo que hace falta cultivar y cuidar entre todo/as. 

¿Podríamos ser diseñadores/as de felicidad?

Gracias Sr. X por inspirarnos y llevarnos a estas preguntas. 

Pantalón de diseño

Hoy os traemos la historia de la vendedora de un “pantalón de diseño”. Nos encontramos en los Jardines de Albia para preguntarle por qué lo vendía y charlar sobre diseño. La llamaremos Alba.

Nos cuenta que este pantalón lo compró porque le gustó, lo vio en un mercadillo a un precio mucho más bajo que su etiqueta, y al no ser su talla lo cogió para su hermana, pero no le quedaba bien, así que lo puso de nuevo a la venta. Para ella, el diseño es “darle algo de arte a un producto que tiene el mismo servicio que un pantalón normal y corriente”. Dice que este pantalón “se ve que se ha hecho con cariño” y que “todo este trabajo de pasamanería le da un valor añadido”. 

Más adelante nos cuenta que a ella le falta “la imaginación que tienen los diseñadores”, que un/a diseñador/a “le da una fantasía, una estética diferente de su imaginación, lo ve distinto”, algo que ella valora mucho. También asocia el diseño al cambio, “un diseñador rompe con lo anterior”. 

Según Alba, ahora hace falta diseñar “unas ciudades más amables, que sea fácil para el ciudadano”. “Bilbao está siendo cada vez más amable, en la calle, en los parques, en las aceras, cada vez hay más gente, gracias a Dios, se van quitando coches del centro y están haciendo más calles peatonales, hay más terrazas… te hacen poner una sonrisa, aunque entiendo los problemas de quejas pero la ciudad como tal sí que es más amable.” Sobre estas quejas, también añade, “a la mínima que entres a las redes sociales, está la gente enfadada, pues eso que después de la pandemia que íbamos a ser todos maravillosos…”

Y esto nos lleva a preguntarnos, ¿qué ciudad podemos hacer para la gente enfadada? Según ella, “la gente enfadada nunca va a tener una ciudad sonriente, porque están cabreados por todo. Si hoy llueve por que llueve, mañana por que le han puesto un toldo verde y ellos lo querían rojo, están enfadados por todo. Una ciudad sonriente sí que la disfrutan hasta encontrar alguna pega”. Lo que siempre ha defendido Alba es “el derecho a ser diferentes, el derecho de poder imaginarte, pues eso para mi es una ciudad sonriente”.

Finalizando ya la conversación, reflexiona sobre el diseño y sus valores: “El diseño tiene que funcionar, te puede gustar o no, tenerlo más cómodo o no, pero te tiene que funcionar.” Para Alba, “el ecologismo, animalista, los niños lo primero, yo creo que son los valores que están manteniendo a la gente en sus cabales y no nos estamos volviendo locos. ¿Cómo es eso que dicen?, hay una frase de Spiderman, algo como: yo soy tu valiente y amable vecino, pues un vecino en todos los portales.”

Nos quedamos reflexionando sobre las ciudades sonrientes y los vecinos en los portales. ¡Gracias Alba por tu sonrisa y tus aportaciones!

Bombo Maleta de diseño artesana l

La entrevista de hoy es a un vendedor de un objeto bastante curioso. Buscando anuncios con la palabra “diseño” en Wallapop, nos encontramos con un Bombo Maleta “de diseño artesanal”.

La descripción decía que se trataba de una fusión de un bombo con una maleta, para transportar un kit completo de batería “sin las pesadas y voluminosas incomodidades que genera” transportar este instrumento de percusión. La curiosidad nos invadió inmediatamente y escribimos al vendedor, al que llamaremos Leonardo, porque claramente es un inventor en el siglo XXI.

Por el chat de Wallapop, Leonardo nos cuenta que en su tiempo libre se dedica al diseño de producto. “Se me ocurre una idea motivadora, la fabrico y le doy uso, ya que sin esa motivación por usarlo, jamás podría sacarlo de mi mente para desarrollarlo en la realidad. Tengo mi batería completa que entra dentro del bombo maleta”. Nos dejó tan intrigadas que no tuvimos otro remedio que quedar con él al cabo de una semana para que nos contase más.

Subiendo en el ascensor hacia el parque Etxebarria, nos empezó a contar su historia. Después de unos años en una vida llena de viajes y aventuras, decidió trasladarse a Bilbao. “Vine una vez y dije: aquí yo quiero vivir, hice todo para acabar aquí.”

Desde entonces, aparte de trabajar, es músico de calle y en su tiempo libre fabrica bombos maleta. “No necesito dinero, osea… Tengo un buen trabajo, tengo un buen sueldo, pero me encanta hacerlos, me encanta fabricarlos”. Los vende por internet porque quiere “facilitar un poco la vida” a otros baterías que quieran llevarse su instrumento a un bolo o tocar en la calle.

Para él, el diseño se basa en buscar ideas, pensarlas, desarrollarlas, mejorarlas. Por eso constantemente está desarrollando su diseño. Además, diseñar para él es casi terapéutico: “cuando le haces mucho caso a la mente, cuando estás pensando mucho… Hay que sacarlo, hay que liberarlo. Por eso inventar estas cositas me ayuda mucho”. Para él, el rol de un diseñador es “dar un servicio al entorno” y considera que “el diseño también se basa en la creatividad, es más sencillo si tienes paciencia y dejas que las cosas te invadan y te lleguen cuando tienen que llegar”.

Leonardo está convencido de que todo el mundo tenemos ideas y capacidad de crearlas “pero la gente nunca llega a desarrollarlas”. En cambio él se pregunta: “¿por qué no hacerlo? ¿qué te lo impide?” 

Acabamos reflexionando también sobre la vida, la felicidad y la libertad. “Todos tenemos que hacer un poco de trabajo a partir de cierta edad, cuando te sientes un poco perdido, hacer un poco de trabajo de introspección y decir: ¿qué me gustaba hacer de pequeño?”. “Volverse a sentir un poco más crío, que no quiere decir ser inmaduro. Es no dejar de hacerle caso a las responsabilidades de tu vida” y a la vez “hacer lo que te hace feliz”. 

¿El proceso de diseño nos puede ayudar a conectar con este disfrute creativo que nos comenta Leonardo? 

Aunque nos hubiéramos quedado horas charlando con él, el tiempo de entrevista finalizó y le dejamos ahí, disfrutando de las vistas. Quizás nos lo encontremos de nuevo tocando su batería por la calle en algún sitio de Bilbao 😉

Bañador de diseño

Este encuentro viene a raíz de un anuncio sobre un “bañador de diseño”. Nos encontramos con una maravillosa persona que llamaremos Monika, llena de creatividad y reflexiones muy interesantes sobre el diseño.

Monika es una clara defensora de la segunda mano y del no tirar. Está muy concienciada y por esto mismo, se le ocurrió revender este bañador de diseño en vez de tirarlo.

Dice que usó la palabra diseño «de forma inconsciente» en su anuncio porque le parece que este bañador «está hecho de una manera que es poco habitual en ropa de bebés. Es algo que está hecho con una intención de parecer o ser distinto, especial, único«.

Aunque no es el caso del bañador, relaciona diseño con «lo que está hecho a mano, que es especial y que está hecho con cuidado«.

Para ella, diseño está relacionado con hacer algo con intención. «Me he rapado la cabeza con una intención determinada, llevo la ropa que llevo con una intención determinada… Pero sí que es verdad que visto como una mami, pero también lo hago con una intención determinada… ¿Eso es diseño? Pues no sé. Pero sí que tomo decisiones en mi vida de forma consciente, con una intención determinada, diseño mi propia vida, la construyo en ese sentido«.

Tiene claro que todo tiene diseño, que todo está pensado.

Relaciona el diseño con el hecho de pensar con intención más que en un objeto concreto. Como si el diseño fuera el proceso invisible que nos lleva actuar y estar de alguna forma o otra. Diseñar es una toma de decisión. De hecho, cuando ella piensa en buenos o malos ejemplos de diseño, no le viene algo concreto, formal, sino más bien experiencias muy relacionadas con lo intangible, con las sensaciones y las emociones.

Al final el buen diseño se vive, se experimenta y se valora desde allí.  

Nos habla del disfrute de una tienda bien pensada, con buen olor, luz, música… espacios conscientes que respetan el medio ambiente y que no utilizan plástico y que buscan que las personas se sientan felices, “donde está todo bien cuidado”.  A su parecer, esto existe demasiado poco en los lugares actuales. Este cuidado de las personas a través del diseño podría ser una de las claves para un futuro mejor diseñado. ¿Cuáles serían las otras? 

Gracias Monika por llevarnos a esta reflexión.

DISOINUA ES UN PROYECTO DE APITROPIK PARA LA BBDW22